miércoles, 23 de septiembre de 2009

VERONICA DIAZ BENAVENTE

La verdadera diva se nota, se percibe, tiene la sensibilidad que solo tienen
quienes son verdaderos artistas, no actuando únicamente.
Sus manos y su cuerpo adquieren formas exquisitas al ir desarrollando cada
uno de sus personajes con la naturalidad que solamente las grandes de la
escena poseen.
Su voz es tan fresca como sus gestos, a punto tal que el espectador escucha
esas melodías, tal como si la hubieran conocido desde siempre.
No hay diferencia en la multiplicidad de las distintas canciones que incluye
su repertorio, las notas fluyen y su hermoso rostro se transfigura de acuerdo
a cada una de ellas.
Se la intuye tan segura que mas que una representación sobre el escenario
me pareció estar en mi sillón disfrutando solo, sin darme cuenta que
otros más la estaban viendo y escuchando.
Fuerza, vigor, garra, rabia, modulación a su antojo, sonrisas y aplausos sola
mente separan la ficción y la realidad.
La dirección de LILIANA PECORA mostró mucho acierto sobre todo en la
armonía y conjunción con que utiliza sus tiempos trasladando su figura
al ritmo de las palabras y transformándolas con toda sencillez igual que
si las estuviera cantando.
El acompañamiento impecable de Julio Caeiro cierra este comentario de
un hermoso espectáculo.
Creo que esta gran cantante y actriz dará mucho que hablar a su público y a
toda la prensa en general.

TITO STEKOSLCHIK AM LIDER 1540 LA RADIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com