domingo, 1 de noviembre de 2009




“¿Quién es esa chica…?”
Por Néstor De Giobbi


MUJERES QUE CANTAN


Dramaturgia y Actuación: Verónica Díaz Benavente

Piano y arreglos: Julián Caeiro

Dirección: Liliana Pécora






El lugar, un espacio poco convencional (casi, casi,…un descanso de una escalera) del “Centro Cultural Caras y Caretas”, en el corazón del San Telmo bohemio y “for export”. El mismo de “La trastienda”,…el del icónico “Michelangelo”.



La convocatoria, asistir al regreso de “Beba Baguet, el ruiseñor de Mataderos”, aquella canora hija de un humilde panadero, que después de un indefinido exilio vuelve por sus fueros. Y la ocasión será propicia para el homenaje a sus tres grandes referentes: Libertad Lamarque, María Callas y Edith Piaff.


Pero…¿quién es esa chica?”


Cuando la pregunta se refiere a la actriz y cantante que se carga el espectáculo al hombro y sale a brillar, el espectador curioso descubrirá (“googleando..”) que se trata de Verónica Díaz Benavente, una talentosa actriz y cantante formada en la lírica en el Instituto de Arte del Colón, y en la actuación con nombres de la trayectoria de Juan Carlos Gené. Pero, pergaminos aparte, es una de esas gemas ocultas con que nos sorprende de tanto en tanto el under, poniendo en la minúscula escena un texto de su autoría con el cual, bajo el pretexto del antedicho “tributo” (hoy tan de moda…), permite dar rienda suelta a una acabada muestra de histrionismo, matizada con un despliegue vocal de alto nivel. Si bien el objetivo final no es la imitación lisa y llana de los personajes homenajeados, la realidad es que Díaz Benavente alcanza la interpretación verosímil de cada una de ellas desde lo vocal, lo gestual y lo corporal, en una mistura de caricatura hilarante y encarnadura conmovedora.



La alfombra mágica que habilita el vuelo es el piano de Julián Caeiro, partenaire mudo en lo vocal pero pleno de sonoridad en sus manos, desenvolviéndose como el manto protector y continente para el imaginario de Beba.



Pero, cuando la pregunta del título se refiere al personaje, la respuesta es aún más compleja. “Beba Baguet” es un muñeco. Un muñeco doliente, encerrado en un mundo de ficción, que le permite “ser” quien no es. Que le permite vivir una vida que le es ajena y negada. El mismo muñeco que le permite a Verónica divertirse y divertir,…cantar y encantar; en suma…conmover.



Si bien detrás de cada mohín, de cada guiño se advierte el sesgo de Liliana Pécora, experimentada artesana del humor desde su oficio teatral, televisivo y desarrollado en sus ya clásicos talleres de la risa, el sabor personal de Díaz Benavente deja su sello de eficiencia y talento (…no exento de una cierta cuota de divismo, que se le perdona en atención a sus méritos…).



Entonces: ¿Quienes son esas chicas…?



Unas…como tantas. De las buenas.



Conózcalas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com