viernes, 7 de mayo de 2010







La riqueza del espectáculo de Díaz Benavente es que no se instala en el fatuo homenaje con pequeños puentes dramatizados para unir canciones , el hilo argumental está basado en un rico personaje, como trasplantado de otra época, a la actualidad. Su confección es delicada, minuciosa y rica. Ella es pícara y consigue arrancar muchas risas entre el público. Los textos de la misma Díaz Benavente son ricos y ella sabe saborearlos muy bien. Es en la vereda de Libertad Lamarque donde se pasea más cómoda. Disfruta y se divierte con los mohínes de aquella época y se vuelve cómplice de sí misma. Eso es fantástico cuando ocurre en una interpretación humorística de este tipo. Es que la intérprete tiene mucha gracia y es impecable en su trabajo integral. Asimismo, es segura en su caudal vocal y sorprende en todas las canciones. Puede hacer divertir con su interpretación de "Palomita blanca", como poner la piel de gallina con "Non, je ne regrete rien".

Sin dudas, se trata de una intérprete integral, como para seguir de cerca.

Pablo Gorlero LA NACION

...Cantante, actríz humorista y autora de sus propios libretos,Veronica Diaz Benavente es capaz de convocar en el mismo escenario y durante poco mas de una hora nada menos que a María callas, Libertad lamarque, Edith Piaf y la improbable Beba Baguet. Y aunque sólo esta última necesita presentación ( es una decadente criatura de ficción con pretensiones de cantante), lo cierto es que de las cuatro se hace cargo la creadora e intérprete de Mujeres que cantan, el espectáculo que con puesta de LILIANA PECORA y piano de Julián Caeiro se ofrece todos los sabados en el CENTRO CULTURAL CARAS Y CARETAS.
El resultado escénico es una encantadora cabalgata por las intensas biografías y las mas recordadas creaciones vocales de las tres primeras, todo enhebrado en las frustraciones y el voluntarismo del personaje de fantasía y esa BEBA BAGUET con charme de panadería y el instrumento teatral del que bien se vale VERÓNICA DIAZ BENAVENTE para ironizar sobre sí misma con la frescura y la audacia de sus dotes para el canto lírico y su talento histriónico..

OLGA COSENTINO


Una dama con todas las voces
Verónica Díaz Benavente, con elementos mínimos y talento, apela al humor sin caer en la parodia y genera un espectáculo efectivo.
En esta fusión netamente teatral, por supuesto, se destaca la actriz; detrás de ella está el libro, que también le pertenece, y la dirección de esa experta en señoras que se ríen de sí mismas que es Liliana Pécora
LENI GONZALEZ DIARIO CRITICA



Verónica Díaz Benavente, una talentosa actriz y cantante es una de esas gemas ocultas con que nos sorprende de tanto en tanto el under, poniendo en la minúscula escena un texto de su autoría con el cual, bajo el pretexto del antedicho “tributo” (hoy tan de moda…), permite dar rienda suelta a una acabada muestra de histrionismo, matizada con un despliegue vocal de alto nivel. Si bien el objetivo final no es la imitación lisa y llana de los personajes homenajeados, la realidad es que Díaz Benavente alcanza la interpretación verosímil de cada una de ellas desde lo vocal, lo gestual y lo corporal, en una mistura de caricatura hilarante y encarnadura conmovedora.Si bien detrás de cada mohín, de cada guiño se advierte el sesgo de Liliana Pécora, experimentada artesana del humor desde su oficio teatral, televisivo y desarrollado en sus ya clásicos talleres de la risa, el sabor personal de Díaz Benavente deja su sello de eficiencia y talento (…no exento de una cierta cuota de divismo, que se le perdona en atención a sus méritos…).
NESTOR GOBBI

La condición multifacética de Verónica Díaz Benavente, tanto en la construcción de personajes como en cada genero musical que encara (le otorga el registro justo a un tango, a un bolero, o a una aria de opera) permite que el transito por cada momento de la vida de esta cantante despierte emoción, Gabriel Peralta, www.criticateatral.com.ar



Verónica Díaz Benavente compromete su voz, su histrionismo, su imaginación y su sensibilidad (…) Mujeres que cantan es un presente idílico que pacta con el pasado y le roba parte de su gloria en una evocación singularmente emotiva y convincente,

Norma Dumas, Canal 26



Con el eco de aplausos cosechados en obras como Las tontas y Oveja gris aún resonando, la talentosa actriz y cantante Verónica Díaz Benavente regresa a los escenarios (…) un placentero paseo de la mano de una artista que, aún desconocida por muchos, bien vale la pena descubrir, Matías Chamorro, Rev. XXIII



Verónica Díaz Benavente resultó una voz melodiosa, armoniosa y de una cadencia tan contundente como avasallante. Liliana Pécora, quien explotó sus cualidades humorísticas, contorneó a esta joven que vislumbra un futuro y entibia un arte sublime, sensorial, musical, cálido, Meche Martínez, vidayamorporlaplabra.blog.arnet.com.ar



Verónica Díaz Benavente, autora y protagonista, despliega de manera brillante la sugerencia, la ironía, el gesto y el bocadillo dicho en el momento adecuado,

Hugo Bab Quintela, Argentores



Verónica Díaz Benavente, que inventó este espectáculo, dirigido por Liliana Pécora, lo desarrolla con habilidad y talento. (…) Tiene una fuerte presencia escénica que realmente llena la escena (…) Está dotada con una voz muy personal que ella utiliza con sabiduría y sensibilidad, capaces de girar pianissimos o cinturón que fuera de su asiento. Un popurrí muy agradable, Alfredo C. Quesada, Buenos Aires Herald

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com