martes, 20 de octubre de 2009




traduccion
Por Alfredo Cernadas
Para el Herald

Las Caras y Caretas (Rostros y Máscaras) El Centro Cultural está ubicado en lo que realmente era un pintoresco, antigua casa colonial, la antigua casa de, entre otros, los periodistas Mónica Cahen Danvers y César Mascetti. Es uno de los monumentos de San Telmo. El CCCC es ahora la sede de la revista del mismo nombre y sede de muchas actividades culturales, artes visuales, música y teatro entre ellos.
Uno de los espectáculos que presenta es todo un original acto de una mujer que rinde homenaje a tres grandes damas de la escena. Tres actrices y grandes cantantes, en realidad. Libertad Lamarque fue una de las principales estrellas del mundo del espectáculo argentino hasta que el poder del Presidente Juan Perón y su esposa Eva aumentaron. Cuando Eva era una estrella de cine aspirante, Lamarque se cruzó con Eva, que ya estaba casada con el entonces coronel Perón. Cuando se convirtió en presidente, muchas personalidades del show business que habían incurrido en el disgusto de la Sra. Perón se les prohibió trabajar, y muchos abandonaron el país. Lamarque se estableció en México, donde tuvo una brillante carrera en teatro, cine y televisión, adorada por el público de América Latina. Cuando fue derrocado Perón, Lamarque reanudó su exitosa carrera aquí.
Las otras mujeres del espectáculo son de Edith Piaf y María Callas. Un trío poco factible, pero Verónica Díaz Benavente, que inventó este espectáculo, dirigido por Liliana Pécora, lo desarrolla con habilidad y talento.
Para empezar, tiene una fuerte presencia escénica que realmente llena la escena, ya sea haciendo travesuras divertidas de la apertura de su corazón en los momentos más dramáticos. Y que está dotada con una voz muy personal que ella utiliza con sabiduría y sensibilidad, capaces de girar pianissimos o cinturón que fuera de su asiento.
Este homenaje es presentado por Beba Baquet, una exiliada, decadente cantante de tangos de edad que tras una supuesta, larga estancia en París, ha regresado a su público. Así que ella le cuenta al auditorio sobre su viaje en muchos escenarios, sus diferentes encuentros con los hombres (diferentes pero que frustran igualmente) y, mientras cuenta su historia, Beba se refiere a las tres grandes estrellas antes mencionadas. Y, mientras ella está en ello, condimenta la demostración con muchos momentos cómicos, por ejemplo cuando ella imita Niní Marshall como Catita. Ella también toca el piano ocasionalmente. Si no el instrumento está en las manos talentosas de joven Julián Caeiro.
Ella rompe a cantar en muchas ocasiones, interpretando varias canciones del trío y otros números. Entre ellos, gran clásico de Lamarque, Besos brujos (Bewitching Kisses). Menú musical de la muestra "es variada y atractiva. Se incluye boleros (Vete de mí, Dos gardenias), tangos (Nunca tuvo novio), canciones en español, la zarzuela (carceleras, con castañuelas incluidas), Opera (Vissi d'arte - Verónica tiene formación de ópera).
Su incursión en Piafland está bien gestionada también. De hecho, la voz de Díaz Benavente está bien adaptada para hacer frente con un repertorio de ambos cantantes. Milord es excelente, y Rien de rien absolutamente impresionante. Un popurrí muy agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com