martes, 5 de marzo de 2013

Ambito Financiero Nota: Margarita Pollini


Díaz Benavente: "A veces la risa libera al artista" (entrevista en 


Ámbito Financiero de hoy)


de Margarita Pollini, el jueves, 7 de marzo de 2013 a la(s) 7:58 ·
Por Margarita Pollini


Desde mañana, la cantante lírica y actriz Verónica Díaz Benavente presentará en el Teatro Molière (Balcarce 682) el espectáculo escrito y protagonizado por ella"La malcriada: ópera insolente", con dirección de Rodrigo Cárdenas. Habrá más funciones los viernes 15 y 22 en ese espacio, y a partir del 7 de abril todos los domingos en la sala El Ópalo (Junín 380). Dialogamos con ella.

Periodista: ¿Cómo definiría "La malcriada"?

Verónica Díaz Benavente: Es un espectáculo de humor y de música sostenido básicamente en el género lírico. Hice anteriormente otros espectáculos similares, pero con tangos, boleros y ópera; éste decidí dedicarlo completamente a la ópera porque reflexiona sobre algunas cosas que nos pasan a los músicos y que me vienen sucediendo, en lo personal, en mi tránsito por este género. La idea es reflexionar sobre la equivocación o lo inesperado en la música. 

P.: ¿De qué manera está estructurado?

V.D.B.: La protagonista es una cantante, Idelva del Mar, prepara un concierto para un público que es un poco cómplice de este divismo que ella quiere exhibir, y con el correr de las arias van ocurriendo cosas que ella no quiere que ocurran, y se le van viendo esas hilachas de lo falible que es cualquier ser humano. Ella va entrando en un desquicio en el que se enoja con el pianista, con el iluminador, porque por supuesto la culpa nunca será de ella, y van cayendo las cáscaras y se va viendo su infancia, sus problemas familiares, la relación con su niñera, con la música, los hombres, es decir, todo lo que ella no quiere revelar. El humor es lo que no esperamos, la sorpresa, pero en la música no está permitido el error, lo inesperado; si ocurre es una tragedia. Me propuse hacer humor con eso para distenderme de ese factor, de la esclavitud que en cierta medida sufre el cantante de ópera por la orquesta, por la partitura, etcétera, y muy lejos viene aquello que puede llegar a pensar hacer, si es que lo piensa, acerca del personaje que está componiendo.

P.: ¿Su vocación por el teatro y su amor por la ópera siempre fueron en paralelo?

V.D.B.: Si bien tuve una formación musical y estaba empeñada en ser cantante, y de hecho lo soy, el teatro viene en mí desde antes de nacer porque soy la sexta generación de gente de teatro en mi familia. Yo quería ser cantante porque era un poco más "serio", pero en este emperramiento por cantar, en tomar clases durante muchos años, concursar, audicionar, siempre está eso que quiero decir y que tal vez no puedo hacerlo cuando estoy arriba de un escenario. El humor es algo que me sale naturalmente. Hice mucho clown, me formé en teatro, y un día Leonor Manso me escuchó me llamó para que cantara en una obra de teatro, una cosa fue llevando a la otra, y entrar al teatro fue volver a mi casa. Es una gran escuela ser dirigida por gente así.

P.: ¿Puede entender el espectáculo una persona que no tenga costumbre de ver y escuchar ópera?

V.D.B.: Mucha gente que no es habitué se ríe mucho en mis espectáculos. La ópera no es un género de culto, le llega a cualquiera, es popular: por algo en publicidad se usa tanto, porque es algo que toca las fibras más sensibles. Si el que hace ópera apunta a lo elitista se fagocita a sí mismo y a la larga se quedará sin público. Aquí canto las arias emblemáticas de un recital de diva ("Sempre libera", el aria de la muñeca de "Cuentos de Hoffmann", la de la Reina de la Noche, "Vissi d arte", etcétera) y también unas fusiones que vengo haciendo de cumbia con ópera. Pero no en una postura rupturista, no soy una rebelde que quiere romper todo y que Cacho Castaña cante en el Colón: no tengo ningún problema con él, pero el Colón es un teatro de ópera. Cuando ensayo con Damián Roger, el pianista, las arias tienen que salir bien. 

P.: La crítica la comparó con Nathalie Choquette, la cantante lírica que parodia la ópera. ¿Se siente identificada con ella?

V.D.B.: Lo que yo hago es muy distinto porque escribo mis espectáculos y hablo mucho sobre el escenario, pero algo de eso hay. Yo hago giros humorísticos porque pienso estar cantándolo bien, el objetivo no es quedarse a mitad de camino. En un pre-estreno que hice de esta obra, una abonada del Colón de muchos años me dijo: "Nena, vos cantás muy bien, no necesitás hacerte la graciosa". Y sentí que con esa frase me estaba autorizando , me sentí elogiada, aunque tuve ganas de contestarle: "No hay nada más lindo que escuchar la risa del público".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com