lunes, 18 de marzo de 2013

Las "Mal-" en escena
Por Estela Telerman.
Una ópera compuesta en 1935 por Manuel Penella (1880-1939) sobre la obra teatral de Jacinto Benavente (1866-1954) llevó el título de “La Malquerida”. “La Maldolida” fue una graciosa operita creada en 1987 por nuestra compositora Irma Urteaga. El humor musical no exento de profundidad psicológica se enriquece con el unipersonal “La Malcriada – Opera insolente ”, de la autora y cantante Verónica Díaz Benavente (¿será descendiente del dramaturgo español?). El espectáculo se está presentando en la ciudad de Buenos Aires los viernes 8, 15 y 22 de marzo a las 20.30 hs., en la simpática y acogedora sala del Teatro Molière, en Balcarce 682.

Además de profundos conocimientos musicales, virtuosismo artístico, ingenio y creatividad, los espectáculos de música-humor son un género de larga data, con destacados exponentes como los multitudinarios festivales londinenses de Gerard Hoffnung (1925-1959) y las obras del ficticio compositor P.D.K. Bach “descubiertas” por el norteamericano Peter Shickele (1935). En nuestro medio, el máximo exponente local es el conjunto Les Luthiers originado en I Musicisti): Pero el género tiene sólidos antecedentes en los espectáculos que presentaban allá lejos en el tiempo la soprano Ana María Osorio, el barítono Eduardo Cogorno, el violista Tomás Tichauer y la pianista Mónica Cosachov en el recordado Café Mozart.
.
Florence Foster Jenkins (1868-1944) fue una excéntrica soprano estadounidense que se hizo famosa por su completa falta de habilidad musical. Su tragicómica historia inspiró diversas obras teatrales a ‘Viva la diva’ (2001) de Chris Ballance (1951),”Glorious” (2005) de Peter Quilter y “Souvenir”(20015) de Stephen Temperley (1949), magistralmente interpretada en Buenos Aires por la talentosísima Karina K con el bailarín, coreógrafo, músico y guionista de cine Pablo Rottemberg al piano.

Dentro de esta línea del unipersonal de la cantante acompañada de un pianista se inscribe ” La Malcriada – Opera insolente ” en que Verónica Díaz Benavente se atreve con una caricatura de los avatares de una cantante lírica a través de una selección de las más famosas arias del repertorio lírico universal. De ello sale más que airosa. Cuenta para ello con el apoyo de Damián Roger, que aporta su experiencia como pianista acompañante en las cátedras de canto del IUNA y en el Instituto Superior del Teatro Colón. Todo ello, bajo la batuta del multifacético dramaturgo, autor y director Rodrigo Cárdenas.

A partir del 7 de abril, el espectáculo continuará los domingos, a las 20 hs., en El Ópalo, Junín 380, CABA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

verodiaz99gmail.com